¿Bautizar en el nombre de Jesús solamente?

¿Bautizar en el Nombre de Jesús Solamente?

 (Refutación de los argumentos de los “Sólo Jesús”)

Introducción:

  1. Algunos pentecostés dicen que Jesucristo es la única persona en la deidad; dicen que El es Padre, Hijo, y Espíritu Santo.
  2. Enseñan pues que solamente el nombre de Jesús se puede pronunciar cuando se administra el bautismo.
  3. La palabra “Nombre” tiene varios usos en la Biblia.
  4. Significa la persona misma, Jn. 1:12; 20:31; 1 Jn. 3:23.
  5. Significa la autoridad de alguno, Luc. 9:1 más 10:17; Col. 3:17.
  6. Significa la reputación, Prov. 22:1.
  7. Significa ser la posesión de otro, Mar. 9:41; 1 Cor. 6:19, 20.
  8. Significa la causa de alguien, Hech. 26:9.

    Conclusión Lógica: no se puede afirmar pues que la frase “bautizar en el nombre de Jesús” significa “pronunciar el nombre de Jesús al bautizar” y que esta frase no puede significar otra cosa.

    ¿Tiene la frase “en el nombre de” otro significado aparte de el de “pronunciar su nombre”? Si no lo tiene, explíquense Luc. 9:1 y 10:17 (“les dio poder y autoridad” y “los demonios se nos sujetan en tu nombre“).

    Es correcto, desde luego, pronunciar el nombre de Jesús al bautizar. El problema resulta cuando se enseña que el nombre de Jesús tiene que ser pronunciado al bautizar y que solamente el nombre de Jesús se puede pronunciar al bautizar, porque la Biblia no enseña ninguna fórmula que deba decir el que bautice. No hay modelo de ciertas palabras exactas que se hayan de pronunciar cuando se bautiza.

  1. Al analizar los textos en Hechos que hablan de bautizar aprendemos lo siguiente:
  2. Hech. 2:38, Pedro contesta una pregunta y les dice qué hacer. El no dice nada de qué decir al bautizar; el ver. 41 dice que fueron bautizadas tres mil personas, pero no dice qué dijeron los apóstoles al bautizar (ni siquiera dice que hayan dicho algo). No sabemos si hablaron o si callaron al bautizar.
  3. Hech. 8:16, no dice que fueron “bautizados mientras se pronunciaba el nombre de Jesús”.
  4. Hech. 8:38, descendieron al agua y Felipe bautizó al eunuco, pero el Espíritu Santo no nos dice qué dijo Felipe o si él dijo algo. La persona que afirma que Felipe dijo, “yo te bautizo en el nombre de Jesús” habla lo que no sabe.
  5. Hech. 9:18, Saulo fue bautizado.
  6. Hech. 16:15, Lidia fue bautizada.
  7. Hech. 16:33, “se bautizó el carcelero”.
  8. Hech. 18:8, “oyendo, creían y eran bautizados” los corintios.
  9. Hech. 19:5, los efesios “fueron bautizados en el nombre del Señor Jesús”.
  10. Obsérvese que no se menciona ninguna “fórmula” de palabras que se haya pronunciado cuando bautizaron. No hay texto que diga que pronunciaron el nombre de Jesús al bautizar. No hubo ceremonia en este sencillo acto de obediencia. Tanto los ejemplos en Hechos como el mandamiento de Cristo en Mat. 28:19 nos dicen qué hacer pero no nos dicen qué decir.

 

III. Romanos 6:3, “bautizados en Cristo Jesús” equivale a bautizados en su nombre.

  1. Uno basa su confianza en Cristo, en su persona como el Hijo de Dios, y como el Salvador, y se bautiza porque Cristo lo requiere y entra “en” una relación favorable con El.
  2. Es imposible separar los conceptos contenidos en las dos frases “en Cristo” y “en el nombre de Cristo”.
  3. Hechos 4:12, “no hay otro nombre … en que podamos ser salvos”.
  4. ¿Por qué? porque El es el Autor de eterna salvación, Heb. 5:9.
  5. El es el camino, la verdad y la vida y nadie viene al padre sino por El, Jn. 14:6.
  6. Hay redención por medio de su sangre, 1 Ped 1:18, 19.
  7. El es el único dador de leyes, Sant. 4:12. Y ¿qué dice su ley? “bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo”.
  8. En la oración decimos “en el nombre de Jesús”.
  9. También podemos decirlo al bautizar, pero la validez de la oración o del bautismo no depende del acto de decir “en el nombre de Jesús”.
  10. Hech. 4:24-30, la iglesia oró pero no terminó diciendo, “pedimos estas cosas en el nombre de Jesús”. Dios oyó su petición (ver. 31).
  11. Mateo 28:19.
  12. “en (eis) el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo” significa que somos bautizados en (eis) una relación nueva con el Padre, con el Hijo y con el Espíritu Santo.
  13. El bautismo bíblico cambia nuestra relación con Dios. Antes éramos esclavos del diablo, alejados de Dios (Efes. 2: 1, 2, 12) pero ahora “nos ha librado de la potestad de las tinieblas y trasladado al reino de su amado Hijo” (Col. 1:13).
  14. En esta nueva relación, el Padre es “nuestro Padre”, el Hijo es nuestro Salvador y Mediador, y el Espíritu Santo es nuestro Consolador.
  15. Ahora estamos “en” Dios, 1 Jn. 2:24; 3:24.
  16. Preguntemos: ¿podemos hacer lo que Jesús manda en Mat. 28:19? Todos tendrán que contestar en la afirmativa. Entonces, ¿podemos decir lo que hacemos? ¿Podemos bautizar en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo? Sí. ¿Podemos decir “yo te bautizo en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo”? Sí. Sería en extremo absurdo negar esta conclusión sencilla y lógica.

VII. Dicen los “Solo Jesús” que “Padre”, “Hijo”, “Espíritu Santo” no son Nombres.

  1. Dicen que el nombre de los tres es Jesús. Están equivocados dos veces; la Biblia refuta estos dos errores. “Padre” si es nombre. Y la Biblia no dice que “Jesús” es el nombre del Padre y del Espíritu Santo. “Jesús” es el nombre del hijo, solamente. Además, la palabra “nombre” en Mat. 28:19 no significa “nombre propio”, sino que significa todo lo que son Padre, Hijo, Espíritu Santo.
  2. Dicen los “Sólo Jesús” que la palabra “nombre” es singular, y que, por lo tanto, hay un solo nombre que se puede pronunciar al bautizar.
  3. Pero Jos. 23:7 dice “el nombre de sus dioses”.
  4. Mat. 18:16, “en boca de dos o tres testigos”. ¿Tienen tres personas una sola boca?
  5. Isa. 9:6, “su nombre se llamará Admirable, Consejero, Dios fuerte, Padre eterno, Príncipe de paz”. Su nombre son cinco nombres y uno de ellos es Padre Eterno.
  6. Otros nombres de Jesús: Mat. 1:23 “llamarás su nombre Emanuel”; Apoc. 19:13, “su nombre es: El Verbo de Dios”. La Biblia no dice que “Jesús” es el nombre del Padre y del Espíritu Santo.
  7. Isa. 47:4, “Nuestro Redentor, Jehová de los ejércitos es su nombre”; Ex. 34:14, “Jehová, cuyo nombre es Celoso”.

VIII. Juan 5:43, “Yo he venido en nombre de mi Padre, y no me recibís; si otro viniere en su propio nombre, a ese recibiréis”.

  1. Venir “en nombre de mi Padre” indica la identidad de Jesús con la Deidad. Este texto no tiene nada que ver con algún nombre propio.
  2. El Padre nunca fue llamado “Jesús”. Apoc. 14:1 dice que los 144,000 “tenían el nombre de él (el Cordero) y el de su Padre escrito en la frente”. Habla de dos nombres: el nombre del Cordero y el nombre del Padre.
  3. 1 Sam. 17:45 es paralelo con Jn. 5:43, “yo (David) vengo … en el nombre de Jehová”. El nombre de David no era Jehová y el nombre de Jehová no era David. “En el nombre de” significa en este texto “en el poder de”.
  4. Mat. 24:5, “vendrán muchos en mi nombre … y … engañarán”. ¿Serán llamados “Jesús” todos estos engañadores? No, porque el venir “en su nombre” no significa venir llevando su nombre.
  5. Juan 17:6, “He manifestado tu nombre a los hombres”.
  6. Este texto significa que Cristo manifestó los atributos de Dios a los hombres.
  7. Compárese Ex. 33:19 “Proclamaré el nombre de Jehová”. ¿Qué proclamó? Ex. 34:6, 7, “¡Jehová! fuerte, misericordioso y piadoso; tardo para la ira, y grande en misericordia y verdad”.

 

  1. Colosenses 3:17, hacer todo en el nombre de Jesús.
  2. Pero ¿requiere fórmula o ceremonia este mandamiento? ¿Debemos levantar la mano con solemnidad y pronunciar el nombre de Jesús cada vez que hacemos algo en el nombre de Él?
  3. Los cristianos hacen todo en su nombre; ¿deberían, pues, vivir con una mano alzada y pronunciando el nombre de Jesús cada segundo de la vida? No podría pronunciar otra palabra, nunca. Todo deber que encontramos enseñado en el Nuevo Testamento se hace en el nombre de Jesús, y esto encierra la vida diaria. Todo — en absoluto — debe hacerse en su nombre.
  4. Pero Col. 3:17 no habla de ceremonia ni de fórmula de palabras. Habla, como Mat. 28:19, de lo que debe hacerse y no de lo que debe decirse.
  5. Hechos 2:38, “arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo”.
  6. Hay mucha diferencia entre las expresiones “en el nombre de” y “solamente en el nombre de”.
  7. Compárese Rom. 5:1 “justificado por la fe” y “justificados por la fe sola“.
  8. “en el nombre”: “en” viene de la palabra griega epi (sobre). Dice el Léxico Griego de Thayer: “Hacer algo epi   to onomati tinos, confiando en el nombre, es decir, en la autoridad de alguien” (página 232).
  9. “Baptizesthai epi to on christou, a fin de basar su confianza en su autoridad mesiánica, Hech. 2:38″ (Thayer, pág. 232).
  10. “hacer algo por (el griego dice “sobre”) el nombre de Cristo; la mención de su nombre significa que se apela a su autoridad y mando” (Thayer, pág. 232).
  11. “Profesar el nombre de alguien significa que uno llega a ser seguidor de éste” (Thayer, pág. 94, explicación de la frase, “en el nombre de”).
  12. Recuérdese la ilustración de Luc. 9:1 y 10:17 “les dio poder y autoridad sobre todos los demonios” … “los demonios se nos sujetan en tu nombre“. Las expresiones “les dio poder y autoridad” y “en tu nombre” se refieren a la misma cosa.

XII. Hechos 8:16 y 19:9.

  1. “en” es la palabra eis, palabra que siempre significa “hacia” algo (por ejemplo, Hech. 2:38, “para (eis) el perdón de los pecados”.
  2. Pero el ser bautizado “eis” el nombre de Jesús significa ser bautizado en (eis) el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, véase Mat. 28:l9.
  3. La palabra “solamente” en Hech. 8:16 no se refiere a “el nombre de Jesús” sino a que los samaritanos habían sido bautizados solamente y que todavía no había descendido el Espíritu Santo sobre ninguno de ellos.

XIII. Hechos 10:48, “Y mandó bautizarles en el nombre del Señor Jesús”.

  1. “Hacer alguna cosa on onomati tinos, es decir, por el mando y la autoridad de alguien, actuando a su favor, promoviendo su causa” (Thayer, pág. 447).
  2. Recuérdese que el mando y la autoridad de Jesús dice “bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo”.

Conclusión: Bautizar “en el nombre de Jesús” no se refiere a una fórmula, sino que significa “bautizar por la autoridad de Jesús“. El único texto en que Jesús nos enseña cómo bautizar es Mat. 28:19, y en este texto nos dice que debemos bautizar “en el nombre del Padre, del Hijo, y del Espíritu Santo”.

Bajar estudio en forma PDF 

Speak Your Mind

*